miércoles, 20 de julio de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 15


Capitulo 15



La noche los acogió ansiosos por demostrarse lo que sentian.Mucho más que los placeres físicos Ben ansiaba su alma pero Allegra no mencionaba la palabra amor.Necesitaba tiempo para tranquilizarse y ver las cosas con calma pero la tenía en sus brazos y sus temores aumentaban.

Hicieron el amor en la bañera.Por momentos de manera suave y en otros de forma salvaje.Saciados por el momento la sacó de la bañera y la secó con la toalla.La llamas regresaron de nuevo y en esta ocasión sobrepasaron a Ben quien tuvo que apartarse.

―¿Qué sucede? ―sonaba herida

―Esto es demasiado para mi.Son muchas emociones y no puedo manejarlas Allegra.Y no soy así, la manera en que hicimos el amor…

―Estoy bien si lo que te preocupa es eso.No fuiste brusco…

―No es eso. Nos estamos concentrarnos más en nosotros que en nuestro hijo y no es justo para él.

Allegra se sintió herida pero no se lo iba a demostrar. Jugaría el juego de Ben pero con sus reglas y por supuesto que ganaría.

―Tienes razón.Me voy a casar contigo porque quería que Alessandro tuviera un padre.Tienes suerte de haber aparecido a tiempo.Mañana le diré a mi ama de llaves que lleve tus cosas a una de las habitaciones de invitados.Desde este momento para el mundo serás mi marido pero en la intimidad solo serás el padre de Alessandro.Esa es la razón por la que me caso contigo.Gracias por recordármelo.

Se puso su bata y salió dando un portazo.La habitación de su hijo sería un buen lugar para olvidar las palabras de Ben. Mañana pensaría en cómo afrontar la situación.

Por la mañana desayunaron de forma muy civilizada hablando de trivialidades.Ben interrumpió el silencio.

―Tengo que arreglar algunas cosas en las oficinas que tengo aquí.Regreso por la noche. ¿Qué planes tienes para hoy?.

Allegra mantendría la calma y prepararía el terreno para su victoria.Le sonrió seductoramente.

―Llevare a nuestro hijo al colegio y después iré a las empresas Cooper.

―¿Para qué?.

―He decidido no renunciar.Claro que manejare menos cosas que antes.Como dijiste anoche debemos ocuparnos de Alessandro.Como eres su padre me ayudaras. ¿No te parece bien?.

―Bien es tu decisión.Criaste a nuestro hijo de manera maravillosa todo este tiempo y es mi deber ayudarte como su padre.

―Bien―imito su voz sabiendo que iba a irritarlo

Alessandro llego listo para ir al colegio.Se despidió de Helen y de su padre.

Ben ya no tenía dudas, Allegra no lo quería solo quería un padre para su hijo. Sentía un dolor en el pecho como si alguien le clavara un cuchillo. Se pregunto cómo habían llegado a esta situación si hace pocas horas estaban haciendo el amor.Calma, necesitaba distraerse con el trabajo eso lo ayudaria.Siempre recurría al trabajo cuando tenía problemas con las mujeres pero el problema es que a ninguna de ellas había amado.

Las oficinas en Londres serían el mejor pasatiempo para relajarse. Al mediodía tenía mucho trabajo pero Allegra ocupaba toda su mente.Steven además de su abogado era su mejor amigo.

―Ben ¿Puedes decirme qué te pasa?.

―Por primera vez en mi vida no tengo el control de la situación.Eso pasa.Trate de tomar las cosas con calma pero Allegra genera que todas mis emociones salgan de lugar y estallen―cansado le contó todo a su mejor amigo.

―Y si le preguntas claramente lo que siente.Te casas el sábado Ben como tu mejor amigo es mi deber abrirte los ojos.No solo le harás daño a ella también te lo harás a ti.

―No puedo perderla Steven. Esa opción está totalmente descartada.

―Entonces ten paciencia.Estoy seguro de que la asustaste cuando le dijiste que deberían ocuparse de el niño.Ninguna mujer acepta algo así.Por dios hombre ellas son únicas saben muy bien como equilibrar sus obligaciones.

Ben se sentía desolado.Las palabras de Steven le habían echo caer en la realidad de lo mal que trato a Allegra.

―La humille con mis palabras pero es que fue demasiado para mi.No podía creer que alguien me quisiera tanto.

―Ben primero dices que no sabes lo que siente y después me dices esto.Es claro que esa mujer te ama.Te recomiendo que cuanto antes encuentres la manera de pedirle disculpas.

Apoyo la cabeza contra el escritorio y con una mirada vencida le dijo.

―Escucho sugerencias―su amigo le sonrió.

―Estás muy enamorado Ben y por lo que me cuentas ella tambien.Pero debes entender que es una situación muy complicada para ella y su edad no ayuda mucho por más que sea madura solo tiene veintitres años.Seguro que no disfruto de nada debido a Alessandro, ese sería un buen comienzo.Haz que conozca los placeres de la vida de tu mano,no solo en la cama y por favor no vuelvas a decirle esas cosas tan duras.

―Gracias amigo no se qué haría sin ti.Hermano seguiré tus consejos, Allegra se merece lo mejor del mundo y yo tengo la obligación de dárselo.

Ben se quedo hasta tarde en la oficina.Al llegar a su casa vio a Allegra sentada en el sofá, lo estaba esperando.La tomó en brazos y ella abrió lentamente los ojos.

―Llegaste―sus ojos se llenaron de lágrimas y Ben lo comprendió que pensaba que no iba a volver.

―Si mi amor, nunca te dejare otra vez.

3 comentarios:

  1. Ay Daniela, yo se que no debo, pero le estoy tomando ojeriza a Allegra...
    ¡¡¡Feliz día del amigo!!!
    Un abrazo enorme, besitos. Hasta el próximo capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniela!! Me gusta mucho la novela, muchas muchas gracias, saludos

      Eliminar
    2. Hola Daniela!! Me gusta mucho la novela, muchas muchas gracias, saludos

      Eliminar