lunes, 25 de julio de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 18



Capitulo 18

Al día siguiente Allegra despertó aun en brazos de Ben.Se quedo mirándolo unos minutos antes de que él despertara y cuando lo hizo supo lo que tenía que hacer.

―Buenos días esposo mío―tomo su cara y lo besó.

Ben sentía que su cabeza era un caos. Sinceramente no entendía a esa mujer, pero tampoco tenía fuerzas para hacerlo.Siendo sincero consigo mismo no quería comprenderla solo quería amarla.

―Buenos días―no sabía cómo continuar la conversación.

―Ben sé que no estás bien pero vamos a hacer las cosas fáciles para los dos.Ayer me quedó muy claro cómo va a ser nuestro matrimonio y te juró que no volveré a acosarte sexualmente―sus palabras lo dejaron perplejo.

―Yo no sé que decirte.No quiero herirte.

Todas sus esperanzas de que él le dijera que estaba equivocada y que su matrimonio sería maravilloso desaparecieron pero tenía que ser fuerte.Se guardo las lágrimas para otro momento.

―No te preocupes ahora los dos tenemos claro cómo será todo―no la humillaría y decidió herirlo si es que podía―.Sabes muy bien que me case para darle un padre a mi hijo, mientras cumplas ese papel todo irá perfecto.

Se levantó de la cama y dio un portazo a la puerta del baño. Abrió la ducha y se metió bajo el agua que se mezclaba con sus lágrimas.Se sentía tan perdida hasta la noche anterior sus planes iban viento en popa pero la mañana los arraso como una tormenta de verano. Sólo que era septiembre en Londres.

Una vez más como hace cinco años no sabía qué hacer, no tenía respuestas y no sabía cómo afrontar las consecuencias de sus actos.

Y como antes Grayson sería su apoyo.Armandose de valor salió del baño envuelta en una toalla que apenas la cubría como diciéndole “no me importas”.

―Mis padres recogerán a Alessandro al mediodia.Ellos suponen que necesitamos tiempo solos para disfrutar la luna de miel.Lo traerán por la noche.Yo tengo asuntos que resolver en la empresa y volveré por la tarde. Adiós―pero cuando iba a cambiarse él la tomo del brazo.

―Tenemos que hablar―su voz sonaba grave.

―Veo que recuperaste el habla y me alegro por ti pero yo no quiero hablar.Con tus silencios me dijiste muchas cosas más de las que quería saber.Todo esta claro―lo miro a los ojos desafiante―, suéltame tengo que vestirme.

El la soltó pero repentinamente la atrajo a su cuerpo, ella jadeo por la sorpresa.Se miraron con rabia pero con una pasión que pugnaba por salir a flote.

―No hasta que hablemos.

―No veo la necesidad de hablar sinceramente.Mira tengo que admitir que cuando llegaste de nuevo a mi vida me imagine que seriamos felices.Hicimos el amor y me hice muchas ilusiones.Pero la verdad es que no nos conocemos y esto, lo que nos pasa es producto de esa situación.

―Es verdad que no nos conocemos pero tampoco podemos tratarnos como dos extraños después de las cosas que pasaron.

―Es por tu culpa.No te conozco si hubiese sabido que te asustaban las emociones no te habría tratado con tanta pasión.Tengo veintitrés y eres el único hombre con el cual he estado.

―Estuviste con Grayson.

―Solo una vez y nunca como he estado contigo.No sé porque sacas de nuevo lo de Grayson es como si estuvieras obsesionado. Además ¿Anoche no te diste cuanta que eres el único hombre para mí?.

―Anoche no pensaba lo claridad.

―¿Te arrepientes? Y dime la verdad.

―Por supuesto que no me arrepiento pero todo esto es nuevo para mí y no sé cómo abordarlo.

―No sabes.Yo sé como abordarlo.Vamos a divorciarnos.

―Jamás―la aprisiono aun más.

―Suéltame ¿Qué diablos piensas que haces? No hay otra solución.

―Siempre hay otra solución Allegra.

―No la hay y lo sabes bien.Tienes miedo de lo que sientes y ¿Cómo crees que me siento yo? Hace años que te espero y cuando te tengo me rechazas.

―No te rechazó, te pido tiempo.

―Ben anoche parecía que te iba a dar un ataque, después me abrazas.No soy una mujer experimentada pero esto no funciona.

―No habrá divorcio y es mi última palabra.

―Suéltame y vete al infierno―Allegra intento soltarse pero la toalla se cayó.

Allegra pensó que la escena parecía salida de una mala novela rosa. Ben no tenia defensas frente a esos ojos que le rogaban que la tomara. Deslizó su mirada por todo su cuerpo y la besó.No podían resistirse a sus sentimientos.Ben se quedo sin aliento al notar las lagrimas de Allegra.

―Perdóname princesa.

Allegra no pudo responder.Le perdonaría todo ya que los amaba.De pronto sintió que la levantaba y la llevaba a la bañera.

―Perdóname―dijo él y volvió a besarla.

1 comentario:

  1. Ày Daniela, o Allegra crece de una vez o voy yo, agarro a Ben y me lo traigo para mi casa. Ojo eh, jaja. Un beso Dani, gracias por otro capitulo, me encanta la historia y los tira y afloja me matan. Un beso enorme nos vemos en el próximo.

    ResponderEliminar