jueves, 1 de diciembre de 2016

Amor frágil.Capítulo 20



Capítulo 20
Un mes después
Los días en la Toscana habían sido maravillosos,Adrian le demostraba todos los días cuánto la amaba y minaba sus defensas lentamente.Sonrió al recordar que casi no habían salido de la finca donde pasaron la luna de miel.Durante el día disfrutaban con Alejo de las pequeñas cosas de la vida como un paseo o mirar televisión.Las noches eran un torbellino de pasión y ternura,Evelyn estaba completamente enamora de su esposo.Adrian era un amante apasionado pero generoso y cuando a Evelyn se le empezó a notar el embarazo lloró de felicidad.
―Estoy gorda Adrian ―protestó ella.
―Estás hermosa.Si estás así a los cuatro meses no quiero imaginarme lo preciosa que estarás a los ocho meses―dijo él sonriendo.
―Estoy gorda, lo mismo me pasó con Alejo.Parecía que iba a tener trillizos en vez de uno ―dijo riendo.
Unos días después de llegar a la finca unas pesadillas recurrentes atormentaban los sueños de Evelyn.Adrian lograba calmarla pero se hacían más frecuentes y tenía un mal presentimiento.
―¿Estás bien? ¿Otra pesadilla?  ―preguntó él.
―Si ―dijo ella tratando de respirar con normalidad.
Adrian se levantó y le dio un vaso con agua.Evelyn cerró los ojos y se dijo que sólo era un tonto sueño.Estaba en un lugar soñado con el hombre que amaba y su familia,nada podría hacerles daño ¿O sí?.Tomó un poco de agua y se abrazó a su marido.
―¿Qué soñaste? ―preguntó él
Ella no quería contarle que la pesadilla comenzaba con todo lo sucedido cinco años atrás.Recordaba cuando la llamaron junto a Milagros y Luján para despedirlas sin la menor contemplación.Adrian no había dicho una palabra todo quedó en manos de Adriel.Claro que luego cuando pudo hablar con él las cosas solo lograron empeorar.
―¿Qué haces aquí? ―preguntó él levantando el teléfono de su escritorio―.Que venga ya mismo seguridad.
―Adrian por favor tienes que escucharme ―suplicó ella con lágrimas en los ojos.
―¿Escucharte? Todo está más que claro.Eres una ladrona.
―No es verdad.No entiendo nada pero no somos culpables.
―No voy a rebajarme hablando con una ladrona ―dijo despectivamente.
―Adrian…
La puerta se abrió y el personal de seguridad la sacó sin que ella pudiera decir nada.Adrian se quedó allí parado.No hizo nada.
El sueño se volvía oscuro lleno de sombras negras y la figura de Adrian se alejaba mientras ella se quedaba llorando con Alejo mientras un dolor atravesaba su estómago.Estaba embaraza en el sueño y de nuevo Adrian se iba dejándola en el dolor.
Evelyn…
―Estoy bien, sólo fue un sueño tonto ―dijo sonriendo para borrar los pensamientos malos.
Adrian la abrazó y le susurró palabras de amor.Suspiró aliviada, nada saldría mal esta vez.Estaría con el hombre que amaba disfrutando de su embarazo.
El mes se terminó pero estaba feliz,su relación con Adrian estaba más fuerte que nunca y   por lo visto Milagros estaba tranquila ya que no había ningún escándalo a la vista.  Días después del regreso a Buenos Aires cuando todo parecía normal la tormenta se desató.Adrian volvió una tarde de la empresa más tarde que Evelyn y la encontró en su habitación.
―Hola ―lo saludo ella sonriente y quizo abrazarlo pero él se lo impidió ―.¿Qué pasa?
―¿Por qué me engañaste? ―gritó él con lágrimas en sus ojos.

1 comentario:

  1. Hay Dios Mío cada capítulo mejor , gracias Daniela por estos ratos

    ResponderEliminar