viernes, 25 de noviembre de 2016

Amor frágil.Capítulo 18


Capítulo 18 
El viaje a la estancia de Milagros fue una alivio para Evelyn y Adrian.Realmente su amiga se estaba esforzando mucho por llevarse bien con su futuro marido.Todo estaba listo para la boda de sus sueños.Sentados en el jardín de las rosas blancas contemplaban el atardecer.Al día siguiente sería su boda.
―¿Milagros decidió ponerle nombre a todos los rincones de la estancia? ―preguntó divertido al recordar como la amiga de Evelyn les había enseñado la casa.
―Es culpa de Alejo.Un día fueron de compras al vivero y llegaron con demasiadas rosas, todas blancas ya que los otros colores no le gustaban.Días después quizo rosas bordo―explicó riendo.
―¿No le consiguió rosas bordo?
―Claro que si o parecidas.Alejo de quedó conforme y cada nueva sugerencia cuando venimos aquí ella la hacía realidad.
―Bueno a nuestro hijo le encanta la música clásica y no es que me queje pero ¿Por qué le gusta?―bromeó él.
―Milagros le trasmitió ese gusto.Ella decía que no bastaba con ser ricas también deberíamos ser sofisticadas.No es que fueramos unas paletas,no por completo en todo claro.Nos obligo a ir a un curso de buenos modales―dijo riendo.
―¿En verdad eso existe? ―preguntó él divertido.
―Si existe y Milagros se obsesionó con la música clásica.Alejo como puedes ver la imita en muchas cosas y esa no fue la excepción.El año pasado vivían en las funciones del Teatro Colon cuando tocaban clásicos.

―Nunca coincidimos con ustedes,recuerdo haber estado en algunas funciones con mis padres y con Adriel  a quien por cierto le encanta la música clásica.
―Milagros se aseguro de que nadie y menos ustedes supieran que estábamos en Buenos Aires.Y si, no estás mal encaminado con respecto a Adriel y Milagros.Bueno pero no hablemos del pasado,como ves ella se está portando bien y nuestro hijo la quiere mucho.
―Si lo sé, se adoran ―dijo él pensativo.
―Sí y cambiando de tema dime ¿Estás nervioso por la ceremonia de mañana? ―preguntó ella.
―Nervioso no pero si ansioso.Te voy a atrapar para toda la vida.
Adrian la pusó en su regazo entre risas de ella y la besó lentamente al principio.
―Mmm muy ansioso  ―susurró ella respirando hondo para calmar su deseo.
―Muy ansioso como verás y feliz.Adriel y Juan están llegando.Genaro viene mañana.
―Espero todo salga bien  ―dijo ella apoyando su rostro en el pecho masculino.
Se quedaron así unos minutos hasta que Milagros hizo su aparición.
―Alejo quiere mostrarte las entradas que le regalé para el teatro ―señaló la joven.
Evelyn asintió sabiendo que era mentira pero tampoco quería discutir.Si Milagros inventó esa excusa por algo sería.
―¿Qué ocurre? ―preguntó sin rodeos él cuando su mujer se fue.
―Ayer tuve una interesante reunión con Isabel y Melisa.
―¿Qué? ―dijo él  poniéndose de pie.
―Como oyes y las niñas están molestas.Por lo cual te advierto que tengas bien abiertos los ojos.Yo sola no puedo con ellas dos.
―Dime exactamente qué diablos hablaron ―pidió él.
―Quieren vengarse de nosotras tres y por detrás van ustedes.Amenazaron con hundir el negocio de Juan pero eso no fue todo.Lo más grave fue que se metieron con Alejo y el bebé.
―Dios mío ―dijo tomándose el cabello con las manos.
―La culpa es mía después de la pelea hice que todos le dieran la espalda a Isabel emulando a Adriel.Con el video de Melisa no me medí y lo envié a todos los medios.Ah y le di un par de bofetadas a las dos de paso.
―Y te devolvieron una ―dijo mirando  su mejilla enrojecida.
―Ellas son muy altas ―se quejó ella.
―¿Qué vamos a hacer? ―preguntó desesperado.
―Por el momento he contratado personal extra de seguridad para las tres así estamos acompañadas todo el tiempo.La boda es un secreto así que no tendremos problemas pero la vuelta a Buenos Aires es otro cantar.
―Esto es mi culpa.
―No del todo ―admitió Milagros―.En parte es mi culpa y demonios esto parece una novela mexicana ―dijo ella visiblemente preocupada.
―Necesito tomar algo fuerte ―dijo caminando con un león enjaulado.
Milagros se acercó a él y lo miró fijamente.
―Primero te calmas y luego  resuelves  esto como un hombre.Ya sabías que ellas dos se conocían.
―Sí pero esto me sobrepasa.Sólo quiero amar a mi familia.
―Y lo harás pero tienes que mantener la calma.Creo que será lo mejor para Evelyn quedarse aquí.
―Pero tenemos que cerrar un negocio importante en dos semanas ―dijo él recordando el contrato con Sebastian Granados.
―Ya hable con Sebastian y cerraremos el contrato con la asesoría de Genaro ―dijo ella muy nerviosa.
―Hay algo más…
―Sí pero hablaremos de ello después de la boda.
―¿Tan grave es?
―Muy grave y además todo el peso caerá sobre mí.

Evelyn y Alejo caminaban hacia el jardín y ella pudo ver lo tensos que estaban su futuro esposo y Milagros.Respiró hondo y fue a su encuentro sonriendo para que el pequeño no sospechara nada pero Adrian sin dudas tendría que decirle la verdad.

2 comentarios:

  1. Gracias Daniela por este nuevo capitulo, poco a poco Evelyn y Adrian van acercándose mas, espero que él no sea torpe y vuelva a destrozar la confianza que tanto le cuesta a ella tenerle todavía, estoy muy intrigada con la segunda historia si bien me encanta ver a Milagros dando vueltas por ahí, no sabemos nada de Lujan, un abrazo y hasta el proximo

    ResponderEliminar