martes, 1 de noviembre de 2016

Amor frágil.Capítulo 13


Capítulo 13
A pesar de que Evelyn tenía la cabeza hecha un lío no podía dejar de pensar en Alejo.Al llegar a la casa hicieron la rutina de todos los días para no alterar a su hijo y conforme fueron pasando los minutos se tranquilizaba al ver a Adrian como si nada hubiera pasado.Respiró profundamente mientras veía a su hijo cerrar los ojos y dormir.
—Vamos al jardín —dijo él.
Ella asintió y agradeció en silencio el lugar escogido para hablar.El jardín le daba mucha paz  y en esos momentos es la único que necesitaba.Caminaron en silencio y al llegar se sentaron en los sillones que Evelyn adoraba.
—Estoy esperando que me grites y me digas cosas horribles —explicó él.
—No tengo fuerzas lo que quiero es acostarme en mi cama y llorar —dijo ella con lágrimas en los ojos.
—Amor…—dijo él abrazándola.
—Estoy tan cansada de luchar contra todo.En el trabajo con Milagros y en mi vida con nuestros problemas y ahora tus ex amantes.
—¿Me dejas explicarte lo qué sucedió? —preguntó él.
—Si —dijo ella acurrucándose en sus brazos.
—Isabel me llamó ayer y quería hablar conmigo.Cuando regresaste a mi vida yo tenía una especie de relación con ella.
—¿Especie de relación? —preguntó ella.
—Suena terrible y lo es porque nos veíamos muy poco pero era mi novia oficial.Le dije que nuestra relación termino pero no se lo tomó muy bien que digamos.Como no la vi desde entonces la verdad es que ni me acordaba de ella.
—Adrian —protestó ella.
—Lo sé hermosa, es de las muchas cosas de las que me arrepiento pero cuando volviste a mi vida todo lo demás dejo de ser importante.Y tú tampoco me preguntaste si había alguien en mi vida.
Evelyn salió de sus brazos al darse cuenta de que era verdad lo que decía.Estaba tan consumida en su venganza que esa posibilidad no le pasó por la cabeza.Y eso no hablaba muy bien de ella ya sea como persona o como supuesta vengadora.Seguramente Milagros no hubiera dejado pasar ese detalle.
—El caso es que Isabel había dejado algunos papeles en mi casa de un negocio que pensaba hacer con Inversiones del Sur y como soy abogado necesitaba mi asesoría legal.Por eso nos vimos en el hotel en el que está alojada ya que hoy se va al exterior.
—¿Vas a ayudarla? —murmuró de vuelta en sus brazos.
—No —dijo él muy serio.
—No tienes que hacer eso ahora entiendo porque estabas con ella—dijo sonriendo ahora que sabía que esa mujer no le interesaba a él.
—¿Por qué te pusiste así en la empresa? —dijo él tomando el rostro de ella en sus manos.
—Días muy duros supongo y mis inseguridades a flor de piel.No sé Adrian, son demasiadas cosas para mi.Creo que era tiempo de explotar.
—No te he dado razones para dudar de mí.Respeto cada decisión que tomas con respecto a nuestra familia pero no puedo meterme en tu ser y sacarte las dudas.
—Hasta ahora lo haz hecho muy bien —dijo ella rozando sus labios—.Cuando vi esas fotos creí morir al pensar en que volvía a perderte por segunda vez.
—No vas a perderme jamás.Estoy completamente enamorado de ti y haría cualquier cosa por mantenerte a mi lado.Soy el hombre más feliz del mundo y gracias a ti tengo un hijo.Por ti soy mejor persona y cada día quiero ser mejor para que sólo necesites a este hombre que tienes en frente —declaró él con un brillo en los ojos que la dejo sin respiración.
—Abrázame  y no me sueltes nunca.
—Quiero que seas feliz pero para ser realistas tenemos que admitir que el pasado puede volver en cualquier momento como hoy.
—Peor no fue culpa tuya.Isabel es muy famosa y era inevitable que sacaran esas fotos.
—Ayer cuando llegue a casa no te hable de mi encuentro con ella porque apenas entramos en el dormitorio nos olvidamos de todo —sonrió él al recordar la noche pasada.
Ella le devolvió la sonrisa con ojos llorosos recordando la forma apasionada en que hicieron el amor y cómo Adrian le susurraba cuánto la amaba.
—Hazme olvidar de todo Adrian —dijo ella en un susurro apenas audible.
Adrian la alzó en brazos y la llevó al dormitorio para hacerle el amor entre palabras que Evelyn conocía muy bien.Se apretó a él fuertemente queriendo olvidar lo sucedido por el momento, ya mañana tendría tiempo de pensar pero por esa noche necesitaba el calor de su futuro marido, del amor de su vida.
No muy lejos de allí, en su casa y en completa soledad Milagros pensaba que Adrian iba por buen camino.
—Sé que fue un poco cruel mostrar esas fotos pero ¿No crees que era necesario? —preguntó a su acompañante.
Milagros se acomodó en su cama y miró esos ojos verdes pero como era lógico no habría respuesta.
—Claro a veces se me olvida que eres un gatito Brownie —dijo riendo.

Abrazó a su gato marrón sonriendo.Evelyn tenía mucha suerte pensó con tristeza pero no le duro mucho.Se levantó de la cama y reviso su mail, por fin le había llegado la información sobre Melisa y un extra sobre Isabel.Ninguna ex amante iba a arruinar la felicidad de su amiga.

3 comentarios:

  1. encantada con la continuación, ay mi Milagros, tiembla la tierra cada cada vez que respira jaja besos Daniela y gracias.

    ResponderEliminar