martes, 18 de octubre de 2016

Amor frágil.Capítulo 11

Capítulo 11

Los planes de boda quedaron a cargo de los padres de Adrian y Evelyn no pudo estar más agradecida ya que Milagros seguía haciendo de la suyas en la empresa.La situación cada vez se tornaba peor y ella trataba de mantener a su amiga controlada.Para empeorar la situación Sebastian Granados había hecho su aparición enfrentándose con Juan sin piedad.
—Hola —dijo Adrian sacando a Evelyn de sus pensamientos.
—Hola —respondió ella—.¿Cómo estás? —dijo rozando sus labios.
Se quedaron varios minutos abrazados entre besos y caricias.El jardín era un oasis al que solían acudir buscando calma.Las flores y el espacio tan verde los ayudaba a relajarse.Había pasado un mes desde su reencentro con Evelyn y si bien las cosas entre ellos iban bien todo lo relacionado con Inversiones del sur estaba de mal en peor.
—Mmm me gustaría quedarme así toda la tarde pero…—murmuró ella.
—Pero tienes que domar a la fiera —termino él refiriéndose a Milagros.
—No seas malo —dijo dándole un suave golpe en el hombro.
—Realista pero bueno dejemos todo eso para la reunión de esta tarde.
—Hablemos de la boda —dijo ella.
—Mi tema favorito.He de decirte que mis padres están organizando las cosas como si fueramos de la realeza —dijo riendo.
—Eres su único hijo Adrian.Es lógico que quieran disfrutar.
—Se están excediendo ya verás.Hablando de la boda tenemos que elegir a los padrinos —dijo él.
—Tendremos una pelea por eso —dijo ella mientras lo llevaba al sofá.
—Nada de peleas.No tengo ningún problema en que tú madrina sea Milagros.
—Eres un adivino —bromeó ella.
—Jaja pero no rías tanto ya sabes que mi padrino será Adriel.
—¿No podría ser Genaro? —preguntó ella.
—Adriel es mi mejor  amigo.Nos conocemos  desde niños.
—Lo sé, no me hagas caso.Creo que podre controlar a Milagros — dijo tratando que convencerse de eso.
—No suenas muy convencida —dijo acariciando su rostro.
—Ella prometió no entrometerse en mi vida pero si te soy sincera no le creo.Además esta como enloquecida con su venganza.Por más que Juan trató de acercarse a ella no hay manera de hacerla entrar en razón.
—Adriel tampoco se muestra muy razonable que digamos.Me gustaría que pudieran arreglar las cosas.Así como hicimos nosotros.
—Como estamos haciendo, ya te dije que falta mucho para que seamos realmente felices.Pero vamos muy bien y la comunicación entre nosotros es mejor que hace cinco años.Me sorprende que tengamos tantas cosas en común fuera y dentro de la cama.
—Y vuelvas a decirme que me amas —concluyó Adrian.
—Entre otras cosas.Pero siento que como si una tormenta fuera a desatarse sobre nosotros.
—Sé que en el pasado no fui lo suficientemente hombre para enfrentar nuestra relación y lo que sentía por ti pero pase lo que pase  ahora estaremos juntos.
Evelyn lo miró a los ojos y todas sus dudas parecieron empezar a aplacarse.Se sentía segura en sus brazos y al escuchar sus palabras no tenía duda de que abandonar  la venganza había sido la decisión correcta por mucho que les pesara a sus amigas.Se quedaron abrazados esperando la hora de la reunión.Olvidando todo él la besó muy despacio y ella sonrió complacida por su ternura.
—Te amo —dijo él.
Evelyn le regaló una sensual sonrisa cargada de promesas.Adrian reforzaba con actos y palabras todo lo prometido y dicho desde su regreso.

Adrian quería calmarla pero estaba preparado para enfrentar lo que viniera porque por más optimista que fueran la verdad era que Milagros se encontraba incontrolable.Suspiró resignado al saber que por el momento debería ser paciente y soportar la situación porque  si todo salía mal no dudaría en alejar para siempre a Evelyn de sus amigas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario