miércoles, 28 de septiembre de 2016

Amor frágil.Capítulo 8



Capítulo 8
Evelyn se sentía completamente en otro mundo como si los cinco años anteriores no hubieran existido.
—¿Qué significa esa risa? —preguntó él besando sus manos.
—Eres mío —declaró ella.
—Al parecer sí —dijo él como si eso no fuera un problema.
Adrian tenía las cosas muy claras pero Evelyn le robaba todo el control.La razón quedaba olvidada en sus brazos y en pocos días su vida ya no le pertenecía.
—Adrian —dijo ella y sus miradas se encontraron—.Deja de jugar y hazme el amor.
Él sonrió ante la impaciencia de ella, hasta ahora tan desconocida.Hacer el amor con ella en el pasado los transportaba a  alturas impensadas.Todo era tan confuso.Si sólo hicieran el amor no habría problemas pero Evelyn lo exigía todo.Y no se encontraba sola.Milagros vigilaba desde las sombras y definitivamente era una gran influencia sobre ella.
Riendo ella lo tiró en el sofá para unir sus cuerpos y esperaba que no muy lejos también sus almas.Aunque Milagros pensará en venganza las veinticuatro horas del día, ella como madre debía pensar en Alejo.
—¿Estás listo hermoso? —lo llamó ella como hace tanto tiempo.
—Muy listo —dijo agarrándola para tenerla debajo de él.
—Dominante —dijo riendo.
Se amaron entre risas y palabras de amor.Adrian tuvo que admitir que se pondría de rodillas si ella se lo pidiera.Con un último empuje ambos llegaron al clímax.Se miraron y él la abrazó.
—Voy a pedir a una empresa de mudanzas que traiga tus cosas.De aquí no te mueves—dijo ella retorciéndose contra él como un gatito.
—Lo que quieras  pero tenemos que hablar de esa venganza que tú y tus amigas planearon—dijo él besando sus cabellos.
Evelyn suspiró cansada por demasiadas cosas.Por el momento nada importaba más que estar en brazos del hombre que amaba.
—Adrian no voy a discutir contigo sobre eso.
—Quieres vengarte de mi mí por lo cual definitivamente me concierne —dijo él.
—No quiero discutir —dijo ella y comenzó a besar su pecho.
—Estás intentando distraerme.
—¿Funciona? —preguntó ella.
—No estoy seguro —aseguró él con voz entrecortada.
—Tendré que esforzarme —dijo bajando por su cuerpo hasta llegar a su virilidad.
—Evelyn…
Mucho tiempo después cuando el atardecer quería dar paso a la noche, subieron a la habitación para tomar un baño.
—Tenemos que hablar —dijo él sentado en la cama mientras ella se arreglaba frente al espejo.
—No arruinemos el momento —pidió.
—Esa no es mi intención pero tenemos que poner las cartas sobre la mesa.
—No hay mucho que decir —dijo ella acercándose a él.
—¿En qué consiste tú venganza? —preguntó él.
—Eres muy ingenuo si piensas que voy a contestarte.
—Quiero saber a qué atenerme —dijo él.
—Yo no corrí con esa ventaja hace cinco años y tú tampoco lo harás.
—¿Así de terrible es?.
—Demasiadas preguntas hermoso.No tengo ganas de discutir ya te lo dije.Además creo que mi venganza es evidente.
—Casarme contigo.
—Si ¿No te parece suficiente? ¿Quieres más?.
—Una mujer herida es capaz de todo.
—Sí pero  tengo que pensar en nuestro hijo.Por lo cual mi venganza será en menor escala que la de Milagros y Lujan.
—Milagros es un peligro andante —dijo él.
—Sufrió mucho y ni te imaginas lo mucho que le debo.Sin ella nuestro Alejo no hubiese nacido.
—Está llena de odio y no quiero que contamine nuestra relación y menos  a Alejo.
—Es su madrina y no atrevas a hablar mal de ella —le advirtió  Evelyn.
—Es una harpía que va a llevar a la tumba a Juan.
—Se lo merece.Milagros es impulsiva pero te aseguro que ahora esta calmada —dijo furiosa—.Ustedes se merecen lo peor —dijo llorando.
—No llores amor…—dijo tomándola en sus brazos.
—No vuelvas a hablar así de ella —dijo sollozando.
Adrian se dio cuenta de que Evelyn había cargado con el temperamento de Milagros durante mucho tiempo pero también esa mujer vengativa jugó un papel importante en la vida de su hijo.
—Haré mi mejor esfuerzo por llevarme bien con ella —dijo él.
—¿De verdad? —preguntó ella con un gesto infantil.
Adrian la abrazó sin poder contenerse.¿Cómo era posible qué Evelyn fuera la misma mujer que minutos antes le había hecho el amor en el sofá?.Tendría que tomar las cosas con calma y averiguar todo lo sucedido cinco años atrás.
—Haré lo que sea para ser felices.Y si eso incluye a tus amigas…—dijo él.
—Gracias.Creo que pasaron muchas cosas hoy y me desquite contigo—dijo ella rozando sus labios.
Evelyn  se abrazó a él para calmarse.Sabía que Adrian tenía razón y lo que no sabía era cómo reaccionarían sus amigas  al enterarse de que pensaba dejar los planes de venganza contra Adrian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario