miércoles, 31 de agosto de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 28





Capitulo 28 

Ben y Allegra disfrutaron de una semana inolvidable en Atenas con su hijo.Ella no dejaba de pensar que Alessandro se parecía cada vez más a su padre y no solo físicamente.Los días se pasaron entre charlas,juegos con su hijo y juegos con su esposo por las noches.Ben era una excelente maestro y Allegra una alumna aplicada.Las noches en la intimidad con él eran un descubrimiento constante de emociones y sensaciones tanto físicas como espirituales.Ben se relajo conforme pasaban los días y su verdadero yo como Allegra siempre le decía cada día salía más a la luz.

Una noche después de hacer el amor de manera verdaderamente apasionada y todavía con sus cuerpos unidos ella lo miró fascinada.

―¿Qué ocurre? ―él la miró intrigado.

―Te amo y estoy loca por ti.Eso pasa.

El amor y la pasión que sentían se incrementaban cada día y Ben ya no estaba preocupado por eso.

―Yo también te amo y creo que puedes darte cuenta de que sacaste a mi verdadero yo ¿no?.

―Adoro tú verdadero yo ―rió y Ben se vengó dulcemente poniéndola de espaldas a la cama―.¿Qué haces?.

―Mostrándote otra faceta de mi verdadero yo.Haz sido una alumna muy aplicada y vas a recibir otra lección.

Allegra tembló de anticiparon al sentir sus caricias en la espalda las cuales iban descendiendo por todo su cuerpo.Ben le susurraba palabras de amor al oído mientras la exploraba y preparaba para él.Le dio un beso en la nuca y la penetró lentamente.Sabia que eso la volvía loca de deseo

―Te juro que buscare una venganza sexual uno de estos días.Deja ya de torturarme―los dos rieron y sin mediar palabras la llevo al cielo.

-Te amo Allegra Cooper.

―Hey será “Te amo Allegra Staci.

Ben la dio vuelta y no cedió en su tortura.

―De acuerdo eres legalmente mía.¿Sabes algo? Hoy me siente particularmente travieso.

Descendió por su cuerpo y en pocos minutos el cuerpo de ella pedía una nueva liberación.Los dos llegaron al paraíso al mismo tiempo y con la misma intensidad.Ella le acariciaba el cabello cuando él la miró a los ojos y acarició su nariz.

―Te amo más allá de lo que pueda expresar con palabras.

Allegra rió y lo abrazo.El puso cara de serio.

―Cuando un hombre te dice cosas como las que yo te dije una mujer no se ríe Allegra

―No seas tonto es que ¿Mas allá de lo que pueda expresar?.Si te expresas más creo que no voy a sobrevivir.

―Lujuriosa.Siendo objetivo la culpa de que termines así después de que hacemos el amor es tuya. Tú provocas esto en mí.Dime ya mismo que me amas.

-Autoritario.Te amo.

La semana pasó muy rápido para Allegra y no quería volver pero su mundo estaba en Londres y debía hablar con sus padres y Grayson.Ya en Londres la rutina la tranquilizo un poco ya que temía que Ben volviera con sus miedos sobre ellos pero sucedió todo lo contrario. Ben estaba más cómodo que nunca y cumplió todas sus promesas.Ella se sorprendía de lo bien que había aceptado a Grayson.Ya eran grandes amigos y al grupo se les unió Steven, su mejor amigo.Él se veía tan feliz y despreocupado.Adoraba a su hijo y tenia continuas atenciones con ella.Allegra no podía quejarse también estaba muy bien atendida en especial por la noches.

―Una de estas noches la nueva niñera de Alessandro nos va a escuchar.

―Yo no tengo la culpa de que grites tan fuerte.

―¿Qué?.Por supuesto que tienes la culpa.Pero te advertí que me vengaría y hoy cumpliré esa promesa.

Ben no entendía lo que ella estaba diciendo y cuando la vio traer un frasco con aceites aromáticos menos entendió.

―¿Qué es eso?

―Aceite para un masaje especial.Como soy una esposa considerada y sé que tienes mucho peso sobre tus hombros decidí mimarte con un masaje.

―Muy considerada.

―Si.Helen me lo recomendó.

―¿La dulce Helen de Steven?

-Si.Según lo que cuenta ella Steven es un excelente maestro.

―Ni me quiero imaginar lo que se cuentan.

―Sé que tú habas con ellos.Grayson me lo contó.

―Ese traidor, mañana verá.

-Basta de charla.Recuestate y disfruta.

Disfrutar.Ben hacia cualquier cosa menos disfrutar lo que le hacía era una verdadera tortura y cuando lo tomó con la boca él dio un grito que hizo reír a Allegra.

―Pagarás por esto esposa mía.

―Siempre pago mis deudas―se levantó y trajó de un cajón las máscaras venecianas.

Se miraron en silencio y subió a la cama donde hicieron el amor lentamente.Abrazados pasaron toda la noche pero Allegra tuvo una pesadilla y Ben la consoló.

―Tranquila amor estoy aquí―pero ella no paraba de llorar.

―No me sueltes Ben.

―Jamás, te amo demasiado.

―Yo también.

Allegra trató de dormir pero no podía sacarse las imágenes de su embarazo en la pesadilla.El cansancio la venció y durmió apretada a Ben quien vigilo su sueño toda la noche.

1 comentario:

  1. Supongo que tengo que hacer las paces con Allegra y aqui estoy intentandolo, me va acostar pero..., jaja Gracias Dani y curate ese resfrio. Un abrazo

    ResponderEliminar