jueves, 16 de junio de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 10



Capítulo 10 

Ben subió a la habitación de Allegra como si fuera el único lugar en el mundo donde quisiera estar.Al abrir la puerta y verla dormida tuvo que aceptar la verdad.Estaba enamorado de Allegra y lo había estado durante cinco años en que lo único que soñó fue en verla de nuevo y tenerla en sus brazos.Ahora todo eso era posible y nada más importaba.Cerró la puerta tratando de no hacer ruido,ella dormía plácidamente y pensó que hizo muy bien llamando al médico para revisarla.La tensión de la situación era demasiado para su frágil princesa y él no se lo había puesto fácil tampoco. Recordó como le ordeno casarse con él y sonrió pero la respuesta de ella hizo desvanecer esa sonrisa.

Desde que se encontraron hablaron de pasión y compromisos hacia su hijo pero ella jamás mencionó la palabra amor.Si bien no existió ni existía ningún hombre en su vida lo único que quería era un padre para su hijo. Dejó muy claro que le pertenecía a él.Por supuesto que Ben cuando se comprometía en una relación era totalmente fiel,Allegra se refería a eso, a la fidelidad.La palabra amor jamás salió de sus labios. Debía calmarse en ese momento porque estaba consumido por todas las sensaciones de tenerla de nuevo y con el plus de su hijo. Se dijo que sería paciente y la seduciría lentamente hasta que lo amará.

Se recostó en la cama a su lado y el cansancio lo venció, por primera vez en mucho tiempo durmió tranquilo al saber que las cosas saldrían como él quería se negaba a que pasara otra cosa. Sintió una caricia y pensó que seguí soñando pero cuando abrió los ojos se encontró con la mano de Allegra en su mejilla.

―No quería despertarte―su voz sonaba somnolienta y sexy.

―Es una buena forma de despertar no voy a quejarme―y el también la acaricio―.Tus padres vinieron a verte pero ya estabas dormida.

―Me da miedo preguntar.Cuentame que sucedió―le preocupaba lo que pensaran sus padres pero no daría marcha atrás.

―Fueron muy claros conmigo en otras palabras me odian.Creen que eres una niña y no puedes tomar tus decisiones y Grayson no se quedo atrás―no podía evitar que le molestara la presencia de Grayson.

―Pero tú sabes que no es así y además ya decidimos las cosas juntos―era claro que quería tranquilizarlo.

―De todas formas no me gustaría que nos lleváramos mal.No te pediría que no vieras a tus padres o a tu a mejor amigo―cerró los ojos el cansancio comenzaba a vencerlo otra vez.

―Vamos a dormir o el que se va a desmayar eres tú―la sonrisa de ella ilumino la noche de Ben pero aunque tenía ideas muy seductoras en mente su cuerpo le pedía a gritos descanso.

―Si es cierto, creo que ahora mi cuerpo registra toda la tensión y emoción de estos dias.Bueno noches princesa.

―Buenas noches Ben―le dió un beso en la mejilla pero antes de que se diera cuenta el la acerco a sus brazos donde durmió toda la noche.

Allegra se despertó en su habitación con un aroma familiar al girar en la cama se encontró con Ben y una bandeja de desayuno.Cuando se disponía a saludarlo Alessandro entro corriendo a la habitación a los brazos de su madre.

―Bueno días―miró a Ben no creyendo del todo que estaba ahí―,veo que me trajeron el desayuno.No deberían hacer esto podría acostúmbrame.

―Alessandro y yo nos despertamos temprano y decidimos darte un regalo.Por lo cual es justo que recibamos un premio ¿No es así hijo?.

―Papi tiene razón Mami―y su hijo señalo con su dedo la mejilla.Se habían puesto de acuerdo y allí sus dos amores esperaban un beso.De acuerdo soy una persona justa―tomo a su hijo en brazos y le dio un beso.

―Ahora a Papi―la dulzura de su hijo la desarmo y Ben se acerco con los ojos llenos de diversión

―Ben―lo llamo y el bajo su cabeza pero para su sorpresa Allegra no lo besó en la mejilla sino que le rozó los labios.

―Desde ahora el desayuno lo hago yo todos los días―dijo bromeando.

Los tres se rieron mientras Alessandro salía del cuarto.Allegra tomó una larga ducha y logró sacarse del cuerpo la tensión del día anterior.Ya lista bajó a su estudio donde Ben la esperaba.

―Se suponía que hoy tendríamos la reunión para ver las inversiones de tus empresas―él la miró furioso no comprendía cómo no estaba nerviosa ante la idea de que en pocos días se casarían.

―La semana que viene nos casamos y tú podrás decidir qué hacer con las inversiones

―Ben tenemos claro el objetivo de este matrimonio.No puedo dejar mi trabajo en las empresas Cooper espero lo entiendas.

―No lo puedo entender.Allegra yo tengo mis negocios en Italia pero ya hice arreglos para trasladar lo más importante aquí.Si queremos que nuestro matrimonio funcione los dos tenemos que ceder cosas.

―Ceder cosas…―Allegra pensaba que de nuevo estaba complicando las cosas en su vida y en ese instante decidió que lo dejaría todo por Alessandro y Ben.Se acercó a él y lo abrazó.Se aparto un poco y le dijo.

―Es increíble que desde que llegaste siento que eres el único que me comprende.La única persona que sabe que lo quiero―le acaricio el pelo―.Gracias ángel.

―Me sorprendes ¿Te parezco un ángel?. Me han dicho muchas cosas pero ángel te juro que no, nadie se atrevería a llamarme así ―no resistió más y la besó entre risas pero ella se obligo a terminar el beso.

―Hablare con mi padre para que coloque a Grayson al frente de las empresas.Ben yo no te pedí que trasladaras tus negocios aquí si quieres vivir en Italia pues viviremos allí.

―Eres maravillosa pero no te apartaría de las personas que quieres y además seria un cambio muy grande para Alessandro.En las vacaciones podríamos ir a Roma allí tengo mi casa te gustara mucho.

―Si quieres vivimos aquí aunque yo tengo mi casa en Londres.

―Pensé que vivías con tus padres ―dijo él.

―Lo hice durante los primeros años pero después necesite mi independencia y darle un hogar a Alessandro.De todas formas ellos también viven en Londres eso cuando no están viajando.Fue duro para mis padres pero lo tuvieron que aceptar―él la abrazó y no pudo imaginar vivir sin estar en sus brazos.

―Voy al hotel a cambiarme y vendré por ti y nuestro hijo así organizamos nuestro viaje a Londres―Allegra lo miró con lagrimas en los ojos y de nuevo regreso a sus brazos.

―Gracias haces que todo esto sea tan facil.Todo parece tan correcto a tu lado.

―Allegra simplemente soy un hombre no puedes decirme esas cosas en este momento.Me estas torturando ¿Sabes las noches que he imaginado hacerte mía? ―la besó casi con violencia y ella respondió de la misma manera.

―Será mejor que hoy mismo viajemos a Londres no quiero torturarte más―dijo sin aliento para luego regalarle el sonido más hermoso que Ben escucho alguna vez: su sonrisa.

Mientras seguían abrazados y besándose se abrió la puerta del estudio y sus padres y Grayson la miraron sin creer lo que veían y oían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario