domingo, 2 de abril de 2017

Amor culpable.Capítulo 14



Capítulo 14
No sabía cómo pero Luján había convencido a Genaro para aplazar los planes de boda unos meses.Por lo menos hasta que supieran que iba a pasar.Si bien él entendía sus motivos se sentía frustrado.Habían pasado dos meses y Luján estaba más tranquila.

—Creo que ya podemos casarnos —dijo ella.

Se encontraban en el jardín solos ya que Luz estaba jugando en su habitación con Alejo.En una hora llegarían Leandro y Nahuel quienes ya eran buenos amigos de Genaro.Adrian y Evelyn también venían esa noche.

—¿Si? —preguntó él con ironía.

—Genaro ya sé que estás molesto pero teníamos que pensar en Luz —suplico ella.

—No me hagas caso —dijo él levantándose de la silla para abrazar a Luján.

Unas lágrimas surcaron el rostro de ella.Desde hace dos meses se encontraba en estado de tensión.No podía comer ni dormir.

—No llores por favor.Sabes que te amo tanto…—dijo rozando lentamente sus labios.

—Lo sé —dijo mirándolo a los ojos— pero no dejó de pensar en que esas mujeres pueden aparecer en cualquier momento y arruinarlo todo.Pienso en el futuro, en cuando Luz sea mayor y se entere de que investigue su pasado para vengarme de ti.

—Shh no pienses en eso.Cuando sea el momento, hablaremos con ella y todo quedara en el olvido —dijo él abrazándola.

Ella asintió sin estar convencida.Se perdió en ese abrazo y en los recuerdos del pasado pero sus pensamientos fueron cortados en el momento en que su celular vibró sobre la mesa.Genaro se levantó y le alcanzó el teléfono.

—Gracias —dijo ella y no pudo evitar darle un beso.

Genaro era el hombre perfecto.Tan dulce y apasionado en sus dichos y hechos.

—Vamos contesta, deja de soñar conmigo despierta —dijo el bromeando.

—Tonto —al ver el mensaje la sonrisa se le borró del rostro al ver el mensaje de Milagros.

El mensaje era muy claro.Milagros había interceptado la publicación del verdadero padre de Luz.Y no sólo eso.

—¿Qué sucede? —preguntó él.

Genaro no esperó y le sacó el celular de la mano.Maldijo en voz baja ya que Luz estaba jugando por la casa.Isabel y Melisa habían estado a punto de salirse con la suya,la verdad sobre el origen de su hija era una bomba de tiempo.

—No van a dejarnos en paz.Todo es mi culpa —dijo Luján mientras unas lágrimas caían en su mejilla.

Él trató de calmarse ya que no podía dejar a Luján así pero tampoco podía quedarse quieto.Milagros estaban en Buenos Aires y quería sangre.

—Miráme—dijo él tomando su rostro—.Vamos a la casa de Adrian.

—No, no.Además Leandro y Nahuel están por llegar —dijo ella llorando.

—No te estoy pidiendo tú opinión Luján.Ahora los llamo y les aviso que la cena se cancelo.Es más ellos podrían ayudarnos,son nuestros amigos y tienen derecho a saber lo que pasa.Vamos y te quedas con Luz mientras trató de localizar a Milagros.

—Pero…

—Hazme caso.No vamos a poder retrasar por mucho tiempo esta noticia y tengo que planificar qué hacer.

—Lo siento —dijo ella de nuevo.

—Mi amor, tú no tienes la culpa de nada.Vamos que si Luz te encuentra así se va a poner mal.Te amo ¿Lo entiendes? —preguntó él.

—Te amo —dijo ella abrazándose a él.

Luján suplicó en silencio que las cosas se arreglarán y que esas mujeres no hicieran más daño.La llegada de Milagros tampoco era un buen augurio de nada.A estas alturas no había nadie capaz de controlar a su amiga.

1 comentario:

  1. capitulo tenso... ojala pronto encuentren la felicidad, gracias Dani, hasta el proximo

    ResponderEliminar