miércoles, 22 de febrero de 2017

Amor culpable.Capítulo 9




Capítulo 9


Genaro estaba eufórico ya que su nueva imagen de hombre fuerte y decidido había conseguido que Luján cediera.La miró un momento mientras regresaban a la casa de Evelyn y la notó un poco más calmada.Bien,se dijo.Solo tenía que seguir repitiéndose que era un hombre fuerte y seguro de si mismo.Fuerte y seguro. Fuerte y seguro .El plan iba genial sólo tenía que parecer y ser un hombre duro con firmes convicciones aunque se moría por tirarse a sus pies y rogarle que se casaran.Pero todo a su debido tiempo se decía a sí mismo.

—Ya llegamos —dijo él sonriendo.

Luján también sonrió sin poder evitarlo.Genaro parecía tan seguro de lo que hacía que no le quedaban fuerzas para resistirse,no quería resistirse.Bajaron del auto y fueron recibidos por Luz y Alejo que por esas alturas ya eran amigos inseparables.Detrás venían Evelyn y Adrian.

—Papi —dijo Luz abrazando a su padre.

—Hola mi amor —dijo emocionado.

En pocas horas el sueño que había anhelado por años se hacía realidad.Pero debía mantenerse firme.

—Hoy no vas a ir al colegio.Luján se muda a nuestra casa y debemos ayudarla con la mudanza.

—¿Qué? —preguntaron a la vez Adrian,Evelyn y la misma Luján.

—Pero primero vamos a desayunar que tengo mucha hambre.

—Hola Luján —dijo Evelyn saludando a su amiga que estaba perpleja por la afirmación de Genaro.

—Hola a los dos —dijo Adrian sonriendo maliciosamente—.Vamos a desayunar los cuatro porque estos diablitos ya lo hicieron.Además se niegan a ir al colegio.

—Pero sólo por hoy Luz ¿Entiendes? —preguntó Genaro.

—Si papi y mientras desayunan vamos a seguir jugando —dijo la niña tirando del brazo de Alejo.

Los dos se fueron corriendo seguidos por la niñera que Evelyn tenía ya que con dos niños debía repartir su tiempo y a veces era agotador.

Una vez sentados a la mesa desayunaron hablando de cosas triviales hasta que Evelyn no se aguantó más y preguntó.

—¿Cuándo decidiste mudarte? —dijo mirando a su amiga.

—Yo no decidí nada pero por lo visto Genaro si —dijo enojada como una niña.

—Muy bien amigo —dijo Adrian palmeando a Genaro en la espalda.

—No voy a secuestrarla Evelyn.No te preocupes —dijo él.

—Estoy aquí sabes —dijo furiosa con él.

—Ya lo sé pero de nada te va a servir enojarte —dijo rozando sus labios—.Por lo menos hoy no.Mmm que rico desayuno pero no digan nada porque sino mi personal me mata.

—Luján ¿Estás bien? —preguntó Evelyn.

—De maravillas —dijo con sarcasmo.

—Termina de desayunar y no sigas haciendo berrinches que te pareces a mi hija —dijo él.

—¿Cómo te atreves? —gritó.

—Basta Luján —dijo golpeando la mesa —.Desayuna que después nos vamos a buscar tus cosas al departamento.

Casi con lágrimas en los ojos trató de buscar ayuda en su amiga pero esta parecía fascinada por la actitud de Genaro.Y no fue de mucha ayuda que él la besara delante de todos.Casi sintió desfallecer al sentir sus labios y toda lucha fue tiernamente vencida.


¿Qué sentido tenía luchar? Sin embargo no le pondría las cosas muy fáciles a Genaro.Sonrió pensando en hacerlo sufrir un poquito,era hora de sacar sus garras.

1 comentario:

  1. Fuerte y seguro, fuerte y seguro, jaja, me mori jaja en este capitulo, los dos estan re tiernos algo infantiles con sus berrinches y sus arengas, creciendo y aprendiendo, juntos.

    ResponderEliminar