miércoles, 14 de diciembre de 2016

Amor frágil.Capítulo 23


Capítulo 23 
Evelyn se acariciaba el vientre donde crecía su hijo.De nuevo un varón.La semana anterior en la consulta con su médico sus sospechas se confirmaron y Adrian, quien se presentó sin ser invitado, sonrió de principio a fin.Pero ella se mantuvo firme y sólo le habló lo justo.Trataba de mantener una conducta adulta cosa que Adrian no había presentado en el pasado ni en el presente.Pocos días después de que le dieran el alta se traslado a Mendoza.
La estancia de Milagros volvía a ser su refugio a las penas que la aquejaban.Por segunda vez Adrian desconfiaba de ella y su amor resultaba traicionado.Lo diferente esta vez era que se sentía más segura de ella en todos los aspectos.
—¿En qué piensas? —preguntó Milagros.
—En mi vida —dijo ella con lágrimas en los ojos—.No puedo creer que me este pasando de nuevo lo mismo.
—La situación no es la misma amiga.Adrian se equivocó pero quiere arreglar las cosas y tú debes escucharlo.
—No tengo fuerzas —dijo limpiándose sus lágrimas.
—Bueno no llores porque tengo que irme a la ciudad.
—¿Qué tienes que hacer? —preguntó curiosa.
—Nada o sea compras sin importancia.Bueno en realidad compras de Navidad,Alejo tiene que armar el arbolito y con todo este lío el pobre esta desilucionado.Voy a comprarle un árbol enorme y muchos regalos.
—Gracias por cuidarnos como siempre—dijo sonriendo—.Recuerda comprarle algo a Juan.
Milagros asintió sonriendo ya que su padre se encontraba en la estancia descansando.Todavía no lograba perdonarlo pero la idea de que descansara en su casa  se le ocurrió para fastidiar a Adriel.Y su cometido dio en el blanco aunque se quejó todo el tiempo, Juan estaba feliz con sus hijos.Adriel se alojaba en la ciudad con Adrian y viajaba regularmente para ver los negocios.Genaro se quedó en Buenos Aires a cargo de Inversiones del Sur pero los fin de semanas viajaba para ver a Juan a quien consideraba un padre.
—Nos vemos más tarde divina —dijo enviándole besos al aire.
Una hora más tarde Milagros llegaba al lujoso hotel Sheraton Mendoza .En el hall la esperaban Adrian y Adriel.
—Tenemos que hablar Adrian.A solas —dijo sonriendo sarcásticamente a Adriel.
Adriel la miró y se dirigió a ella para pararse junto a ella y susurrarle al oído.
—Mi sexy hermanita.
—Aléjate de mí hermanito.Arreglaremos cuentas después —dijo empujándolo sin mucho éxito —.Adrian vamos que tenemos mucho de qué hablar.
Asintió y se dirigieron a la habitación de él.Milagros iba a arreglar la situación ese mismo día fuera como fuera.

1 comentario:

  1. Gracias Dani por otro capitulo, pobre Evelyn, pero ya llego "Mano de Piedra" Milagros para solucionar las cosas, espero que esta vez hable y no use su cross de derecha jaja, un beso hasta el próximo.

    ResponderEliminar