domingo, 4 de diciembre de 2016

Amor frágil.Capítulo 21



Capítulo 21
Evelyn no entendía lo que sucedía pero si sabía que debía tranquilizarse ya que sus hijos la necesitaban.Instintivamente se tocó el vientre donde su pequeño crecía.
—No sé de qué  hablas.
—Hacerte la inocente no te servirá de nada Evelyn, ya sé toda la verdad.
—Dime cuál es la verdad.
—Milagros es dueña de Inversiones del sur.
—Eso no es posible.
—Pues claro que es cierto —gritó él—.Y por culpa de ustedes Juan está en una clínica luchando por su vida.
—¿Qué? —dijo ella llorando.
—Es increíble lo tonto que fui.Todo este tiempo me mentiste —seguía gritando mientras ella trataba de asimilar sus palabras.
—Yo no sabía nada Adrian y jamás te menti desde que volví.Muestrame las pruebas —exigió ella.
—Adriel me mostró todo,las pruebas son innegables.Fueron demasiado lejos con su venganza y no conforme con mandar a Juan a la ruina tú querida amiga escupió todo su veneno.
—No sé de qué hablas—volvió a repetir—.Tienes que escucharme no sabía nada.
—Milagros conocía la identidad de los padres de Adriel ¿Sabes quiénes eran? —ella negó con la cabeza—.Lorenzo Granados y la mujer de Juan.
—No —musitó ella.
—No te hagas la sorprendida —gritó acercándose a ella.
Evelyn lo miró y el dolor del pasado volvió pero ya no era la mujer de antes.Respiró hondo y cuando él se acercó le dio una bofetada.
—Te di una oportunidad porque creí que la merecías pero ahora veo que hice mal.Yo no estaba enterada de nada de lo que hablas por si no te diste cuenta hace meses no manejo los asuntos de Milagros.
—No te creo—sentenció él.
—Claro que no porque al igual que hace cinco años vas a cerrarte y no me escucharás.No voy a perdonarte esto nunca y escucha bien.Jamás tendrás contacto con nuestros hijos.Haré que Milagros te hunda a ti y a todos los que quieres —amenazó ella—.Eres muy poco hombre para mí y para tener una familia.Ahora mismo te vas de mi casa —dijo ella saliendo de la habitación.
Adrian se quedó mirando el vacío de la habitación que compartía con la mujer que amaba.¿Cómo diablos iba a creerle si todas las pruebas la acusaban?
Bajó las escaleras temblando  y se encontró con sus dos amigas.
—¿Qué pasó Milagros? —preguntó llorando.
—Isabel y Melisa —dijo su amiga ente lágrimas.

Evelyn no podía creer que de nueva esa mujer fuese a arruinarles la vida.Se agarró a sus amigas mientras todo alrededor se nublaba y los gritos de sus amigas la mantenían despierta pero la oscuridad ganó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario