domingo, 2 de octubre de 2016

Amor frágil.Capítulo 9



Capítulo 9
Buenos Aires amanecía con un supuesto día de primavera pero el clima era tan cambiante como Milagros.Sólo de pensar en decirle a ella que había decidido no vengarse de Adrian se le formaba un nudo en la garganta.Sus pensamientos quedaron a la deriva cuando Milagros entró con una mirada acusadora.
—Tienes mirada de mujer enamorada y hay un camión de mudanza en la entrada Evelyn —dijo Milagros entrando en la casa como un huracán.
—Hola Milagros ¿Cómo estás? —dijo burlándose de su amiga.
—Jaja —dijo irónicamente —.¿Dónde lo tienes escondido? —la miró buscando señales—.Tienes el cabello mojada.Ahhhhh—gritó señalando detrás de la otra mujer.
Evelyn se dio vuelta y entendía porque ella había gritado.Adrian entraba al salón con el cabello mojado.
—Se acostaron —dijo Milagros llevándose las manos al corazón de forma teatral como eran sus gestos.
—Toda una Sherlock Holmes —dijo Adrian situándose al lado de Evelyn para pasarle un brazo por el hombro.
—Milagros yo…
—Entiendo perfectamente.Ustedes sigan con su amorío mientras yo voy a ver a mi ahijado —dijo subiendo las escaleras como una reina.
Los dos se miraron y sonrieron.
—Una chica especial —dijo Adrian abrazándola.
—Ni que lo digas.De todas maneras me extraña su actitud —dijo ella.
—Quiero hablar con ella a solas —explicó él.
—Adrian ella es muy especial y no es como la recuerdas.Ya no es la dulce recepcionista que traía brownies para todos.
Evelyn cerró los ojos al recordar cómo era su amiga hace cinco años.
—Tengo que hablar con ella.Soy su amiga y le debo muchas cosas.Por favor —pidió ella.
—No puedo negarte nada —dijo él rozando sus labios.
—Eres peligrosamente sexy —dijo ella sacudida por el deseo—.Tienes que enseñarme a besar así.
—Tú técnica es genial —dijo él al tiempo que la abrazaba—.Ve antes de que terminemos en la cama.
Evelyn sonrió y se fue.Adrian no sabía bien qué pensar,se sentó en uno de los sofás de la inmensa sala .Toda casa era muy sobria con tonos  blancos y suaves toques de verde oliva.Sonrió al pensar en cómo estaba disfrutando hasta de los pequeños detalles,cosa que no le sucedía desde hace cinco años.Milagros era un peligro latente en su vida.Tuvo el presentimiento de que nada sería fácil con ella alrededor.Su celular vibró en el bolsillo.Una llamada de Adriel.
—Hola Adriel.
—Tienes que venir a la empresa ya mismo.Milagros quiere adueñarse de todo y…—su amigo siguió hablando pero no se entendía nada en el medio de sus gritos.
—Adriel por favor  habla más despacio.
—Esa mujer va a llevar a mi padre a la tumba —gritó Adriel.
—¿Qué hizo? —preguntó Adrian.
—Quiere hacer negocios con el hijo de Lorenzo,al parecer se conocen desde que se casó con su padre.Sabe muy bien que Juan jamás haría negocios con Sebastian Granados.
—Maldición.Ese hombre odia a tú padre —dijo él recordando al hijo de Lorenzo Granados.
—Ella lo sabe y por eso lo buscó —explicó Adriel.
—Adriel estoy en la casa de Evelyn con mi hijo.Pero tenemos que reunirnos cuanto antes.Llama a Genaro.
—Te reconciliaste con ella? —preguntó dudoso.
—Sí y vamos a casarnos pero cuando nos reunamos les cuento mejor todo.
—Está bien pero apresúrate necesito toda la ayuda posible para enfrentar a Milagros.
Adrian colgó pensando en cómo diablos iba a salir de ese lío.Adriel tendría que comprender que no haría nada en contra de las amigas de su mujer.Fue en busca de Evelyn que estaba en su estudio pero cuando iba a abrir la puerta Milagros salió dándole una mirada asesina.
—¿Qué pasó? —preguntó él.
—Se enojó conmigo cuando le conté que vamos a casarnos —dijo sollozando.
—Pero pensé que estaría feliz.Es parte de tú venganza —dijo él.
—No hay venganza Adrian.Le dije a Milagros que no contará conmigo para sus planes contra Juan ni los demás —dijo llorando sin control.
—Todo va a estar bien —dijo él tratando de calmarla.
Se quedaron abrazados en silencio hasta que ella accedió a subir a la habitación para descansar.Él la consoló hasta que se durmió en sus brazos.Luego de media hora bajó para pedirle a la niñera de Alejo que cuidará de él porque su madre se sentía mal.La situación estaba fuera de control y no podía dejar que Milagros arruinará su felicidad.Era egoísta por su parte juzgar a la joven pero el regreso de Evelyn a su vida con Alejo marcaba un antes y después.

El solo hecho de pensar en perderla de nuevo lo volvía loco.En el pasado fue un hombre caprichoso y prejuicioso pero bastó  que ella apareciera para saber que era la única mujer que amaría en su vida.La vida  por lo general no daba segundas oportunidades y aunque no la mereciera la tomaría con las dos manos.No dejaría que nada ni nadie lo apartará de su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario