viernes, 29 de julio de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 20


Capitulo 20

Ben y Allegra desayunaron hablando de cosas sin importancia como resistiéndose a hablar.Pero era algo de lo que no podían escapar por más tiempo

―Te prometí hablarte del porque de mis reacción estos días.

―No hay nada en el mundo que me gustaría más pero solo si estás preparado no quiero que te sientas mal―acarició su mejilla dulcemente.

Ben no cesaba en su asombro, ella debería odiarlo pero estaba allí más preocupada por los sentimientos de él que por los suyos.

―Te conté que mis padres se casaron por conveniencia y cuando llegue no era más que un heredero, útil pero también un estorbo.Por suerte Lorna siempre estuvo a mi lado.Cuando venía del colegio ella me preparaba mi comida favorita y pasaba tiempo conmigo.

―Debió ser difícil para ti siendo un niño.

―Lo fue pero aprendí a salir adelante.Era claro que mis padres no tenían tiempo para mí y cuando acepte eso busque afecto en otros sitios.Lorna fue el primer afecto que tuve en mi vida, es como mi madre.

―No puedo creer que hicieran eso.Yo haría cualquier cosa por Alessandro.

―Mis padres no pensaban así.Luego al ir a la universidad hice amigos pero ahí empezó mi miedo a expresar mis sentimientos.Me hice indiferente y duro en los negocios.En mi vida personal también, he salido con varias mujeres pero con ninguna perdí el control como lo hago contigo.

―Es como si me hablaras de una persona diferente de la que yo conozco.

―Es que lo soy.Cuando termine la universidad empecé a trabajar con mis padres, asistia a reuniones sociales y ahí me reprimí peor.La noche que tú madre dio la fiesta para mí también fue una especie de liberación era una despedida de la vida que no me atrevía a llevar. Después de esa noche mis padres murieron y las empresas cayeron en mis manos junto a todas las responsabilidades.Fue muy duro porque no tenía a nadie de confianza.De casualidad me encontré con un compañero de la universidad y él me apoyo en ese proceso.

―¿Steven?.

―Si él maneja todos mis asuntos legales y es mi mejor amigo.No sé que habría echo sin él.No he sido el mismo desde hace cinco años lo cual no me impidió ser frió pero antes era fácil ya que tú no estabas en mi vida.

―Lo siento, yo te presione demasiado y no me pare a pensar en tus sentimientos solo en los míos.

Se abrazaron varios minutos como dos personas que se aferran al bien más preciado.

―Allegra eres un ángel.Tú no tienes la culpa de nada soy yo que no sé manejar mis sentimientos por eso te cuento todo esto para que puedas comprender mis acciones.Sé que eso no hace diferencia porque de igual manera te he herido mucho.

―Ben tenemos que conocernos no solo por el bien de nuestro hijo sino por nosotros.Tengo que admitir que no te puse las cosas fáciles.

―¿A qué te refieres?

―Ben apenas llegaste me lance a tus brazos.

La miró divertido y complacido, ella lo golpeo suavemente en el hombro como hacia siempre que se enojaba con él.

―No seas machista.Lo que quería explicarte es que si bien tú ocultas tus sentimientos todos estos años saliste con mujeres.Yo no salí con nadie ni tuve relaciones con nadie.

―Me gusta escuchar eso.

―Se nota por tu cara de felicidad.Todo este tiempo yo fui madre y de pronto llegas tú y me enseñas que puedo ser una mujer.Tú mujer.Compartir mi intimidad contigo es maravilloso pero ahora entiendo que te presione mucho.Me deje dominar por mis emociones y no vi el daño que te hacia

―Allegra―tomó sus manos y las besos―, eres un ángel por supuesto que no tienes culpa de nada.La culpa es mía.

―Lo mejor sería no echarnos la culpa y concentrarnos en el problema.Ben quiero conocer cada pensamiento y sentimiento de ti ¿Podrás confiar en mí?.

―Te confió mi vida princesa.

La tomó en sus brazos para besarla pero ella se lo impidio.Allegra comenzó el beso ya que quería ser ella quien le diera todo el cariño que siempre se le había negado.

1 comentario:

  1. No quisiera que terminara, muy bonita historia, pero cuando termine esperare otra linda historia

    ResponderEliminar