martes, 26 de julio de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 19


Capitulo 19



Ben la llevo a la bañera y allí comenzó la dulce tortura de Allegra.Jamás entendería a este hombre que se mostraba tan dulce en algunos momentos y que al instante era un témpano de hielo.Le susurró al oído en medio de seductoras caricias.

―Te prometo que arreglare las cosas.

―Deja de torturarme y terminemos con esto.Tenemos que aceptar que no hay solución para nosotros.

Ben la tomó de los brazos y la dio vuelta.

―Allegra, el problemas es mío, solo mío.Tu eres la esposa perfecta pero yo no sé controlar mis emociones.

―Por eso el divorcio es la solución

―Claro que no.Yo tengo una solución mucho mejor y más placentera.

La besó nuevamente pero de manera mas violenta.Ella respondió a cada beso y caricia.Momentos después la secó y la llevó a la cama donde hicieron de nuevo el amor.La entrega fue absoluta, no había dudas por parte de ambos, no solo entregaban sus cuerpos sino también sus almas.La pasión se incrementaba y Allegra no pudo evitar suplicarle que le haga el amor pero Ben quería darle el máximo placer posible.

―Ben no me tortures.Por favor.

―Paciencia princesa prometo recompensarte.

Y así lo hizo, llegaron a la cumbre del placer totalmente rendidos y exhaustos.Ella fue la primera en hablar al darse cuenta de que sus padres tendrían que estar llegando para recoger a su hijo.

―Ben tenemos que levantarnos mis padres van a llegar en cualquier momento para buscar a nuestro hijo.

―No quiero―y la beso como afirmando sus palabras.

―Vamos a ducharnos y bajemos a desayunar.

―Mmm me encanta la idea de la ducha―sus ojos revelaban intensiones seductoras.

―Te portaras bien porque tenemos que bajar enseguida.

Se ducharon juntos pero Ben no mantuvo su palabra de portarse bien.

―Basta de caricias Ben.Por favor basta...

―Me estoy comportando muy bien.Ni te imaginas las cosas que me gustarían hacerte ahora mismo.

Se besaron y salieron de la ducha.Una vez vestidos bajaron y su hijo estaba desayunando con sus abuelos.Salto de la silla y fue en busca de ellos.

―Papis―Ben lo alzo en brazos y Allegra le dio un beso en la mejilla

―Hola hijo ¿Como estas?

―Bien, los abuelitos me llevaran a de compras y pasearemos por la ciudad. Después nos quedaremos en su casa donde el tío Grayson, Ambar, Helen y Lorna cenaran con nosotros.

―Me parece bien―Allegra miró a sus padres y les dijo. ―Debieron avisarme de estos planes.

Francesa había planeado todo para que su hija tuviera el día libre con su marido.

―Hija ya que no pudieron tener una luna de miel es justo dejarlos solos un día o dos―dijo Francesca.

―Mama de todas maneras la próxima vez tienes que consultarme.Ben es el padre de mi hijo y tiene derecho a decidir.

Ben no podía creer que a pesar de todas las cosas que habían pasado ella siguiera dándole su lugar.

―Está bien Allegra.No me enojo pero prefiero que si nos avisara con antelación los planes, ya perdí cinco años de la vida de mi hijo.No quiero perder más.

Colin y Francesca se miraron algo asombrados.

―Lo entendemos señor Staci pero creímos hacer lo correcto.

―Se los agradezco pero quiero tener a mi hijo lo más cerca posible. Dejaré que pase un día en su casa pero no más.

Se despidieron de los tres.Alessandro se fue sonriendo con sus abuelos.Ben y Allegra se miraron sin saber que decir.

―Pediré que nos traigan el desayuno al jardín.

―Me parece bien tenemos mucho de qué hablar.

Allegra camino a la cocina llena de temores pero tenía que arreglar la situación por el bien de su hijo.Amaba a Ben no tenía sentido negarlo y el definitivamente algo sentía por ella porque de otra forma no le haría el amor como lo hacía.

―Allegra sé que me comporte mal ayer en nuestra boda pero es que la forma en que hicimos el amor me asusto.Me asusta lo que me haces sentir.

―El problema sigue siendo el mismo.No nos conocemos y por eso ocurre esto.

―¿Podrás perdonarme?

―Si hablamos claramente y sin secretos sí.Siento que hay algo que no me estas contando.

―Tienes razón hay algo más que me está torturando desde que llegamos a Londres.

―Dime que es y yo te hablare con la verdad.

―Antes tengo que contarte muchas cosas para que entiendas mi actitud.

Allegra se inclino y le rozo los labios.

―Tenemos todo el día Ben.

El la beso con más fuerzas ante el amor que esa mujer le provocaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario