lunes, 16 de mayo de 2016

Máscara veneciana.Capítulo 3


Capitulo 3

Allegra se sentía una persona completamente distinta en la habitación con ese hombre

―Sin nombre ni compromisos solo este momento entre tú y yo ―dijo Allegra besándolo como jamás se hubiese imaginado besar a alguien.

―Me parece bien pero quiero ver tu rostro ―dijo acercando sus manos para sacarle la máscara pero la joven lo detuvo.

―No, sacarnos la máscara seria igual que darte mi nombre¿no crees? ―lo miró y vio confusión en su cara por lo cual volvió a besarlo y comenzó a acariciarle la espalda.

―Me rindo, lo que tú digas ―admitió ante el encanto que le producía esa mujer y sus caricias

Después de eso no hubo necesidad de palabras él le hizo el amor de manera lenta y sensual. La pasión sólo se interrumpió cuando ella le paso un preservativo porque si bien quería una aventura tenía que tener cuidado con su salud sexual. Allegra no podía creer el cúmulo de sensaciones que tenía en el cuerpo ni las veces que la hizo llegar a la cima del placer. Sabía perfectamente de manera instintiva que tenia poder sobre él, lo veía perder el control por momentos pero le gustaba. Un último clímax los alcanzó a los dos y cayeron sobre las almohadas sin aliento, él la miró y quizo decirle que se saqué la máscara porque no le alcanzaba con una sola vez lo que no sabía era que Allegra tenía otros planes.

―Gracias ―le dijo ella mirando a esos profundos ojos negros que jamás olvidaría.Se levantó de la cama y fue al baño a tratar de arreglarse.Al volver lo encontró vestido y con una expresión que no pudo descifrar

―¿Te vas? ―preguntó como si no pudiera creer que se había terminado su encuentro por lo general era el que se iba.

―Si. Cuando entramos te dije como serian las cosas.Creí haber sido clara ―dijo aunque no tenía ganas de salir de esa habitación al menos no sin él

―Entiendo princesa gracias por un encuentro maravilloso y adiós entonces ―la vio acercarse y su corazón empezó a latir descontrolado. Puso una mano en su mejilla y le dijo

―Fue hermoso adiós ―le dio un beso y la vio salir por la puerta.

Paralizado e incrédulo porque no podía comprender ni que tuvo relaciones con una extraña ni las sensaciones que le producia.De repente se acordó de lo que sus amigos le decían sobre el amor “Cuando te enamores caerás peor que nosotros”. No pensaba que estaba enamorado pero tampoco sabía cómo describir lo que sentia.Volvió a sentarse en la cama y se juro que la encontraría de alguna manera no importaba lo que tardara.

Allegra corrió hacia su habitación cerró con llave. Luego de darse una larga ducha encontró su celular y llamó a Gray para contarle lo sucedido. Minutos más tarde su amigo entraba en su habitación y escuchaba atónito lo ocurrido.

―Dios mío lo hiciste no lo puedo creer, estoy muy orgulloso de ti ―dijo.

―Gray eres una pésima influencia solo a ti te puede parecer bien lo que hice ―dijo Allegra y ambos rieron a carcajadas.

―Bueno dijiste que fue mágico ¿Qué más quieres?.

―Nada, todo fue perfecto y Gray me enamoré de él ―y se tiró de espaldas a la cama mirando al techo.

Allegra y Gray se quedaron el resto de la fiesta en su habitación cuando su madre preguntó les que pasaba le dijeron que tenían dolor de cabeza. Su madre los dejo ya que creía que en realidad solo querían estar solos como los enamorados que todos pensaban que eran.



Un mes después Allegra admitió que empezar las vacaciones con la fiesta de máscaras había sido la mejor despedida de su adolescencia y de su vida antes de adentrarse en el negocio familiar. Desde ese día ella y Gray habían ido a algunas fiestas. Una noche al regresar de comer en un restaurante Allegra se sintió mal y se desmayo.

―Hola princesa ¿Cómo estás? ―le dijo Gray con cara de preocupación.

―¿Qué paso? ―confundida intento incorporarse pero no pudo ―,Gray ¿Dónde estoy?.

―Estas en la clínica nos diste un buen susto no te despertabas ―vio en sus ojos mucha preocupación.

―No recuerdo nada.

―Los médicos están hablando con tus padres, realmente nos asustaste.

―Lo siento no sé que me paso ni siquiera recuerdo haber bebido algo en la cena ―trataba de encontrarle una explicación a su desmayo.

Gray la tomo de la mano para tranquilizarla y en ese momento entraron sus padres con sus rostros llenos de preocupación, jamás los había visto asi.Colin fue el primero en hablar.

―Hija tenemos que hablar ―su tono era serio y su padre no era así.

―¿Qué ocurre papa? , Mama ¿Por qué lloras? ―pidió desesperada.

Grayson que hasta el momento estaba tranquilo al ver llorar a Francesca se levanto y encaro a Colin.

―¿Qué diablos pasa Colin? ―pregunto pero Colin lo ignoró y le hablo a su hija.

―Estas embarazada Allegra ―dijo su padre tomando la mano de su hija.

Allegra no podía creer lo que su padre le decía y todo se oscureció a su alrededor mientras escuchaba los gritos de su padre y Grayson.

Una semana estuvo internada debido a los nervios ya que los médicos temían que Allegra sufriera un aborto espontáneo. Sus padres estaban preocupados y angustiados por la salud de su hija sin embargo Allegra no huyo de las explicaciones y se lo contó todo a su madre quien se sorprendió pero comprendió a su hija.

―Eres mi vida Allegra no hay nada que no haga por ti y te quiero y apoyo como siempre al igual que tu padre ¿Sabes eso no?.

―Gracias mamá es más de lo que me merezco ―dijo con lágrimas en los ojos.

―Basta de lágrimas que hay un niño que cuidar y prepárate porque te mimaremos más que nunca ―y abrazó a su hija.

Unos minutos después Grayson entraba en la habitación sentándose en la cama le dijo.

―Sabes que estoy aquí para lo que necesites y ya hable con tu padre sobre la situación para él no hay necesidad de que te cases pero yo insistió, haremos una pareja perfecta seremos felices princesa ―dijo ante la mirada triste de su amiga.

―Gray te amo eres mi mejor amigo, mi hermano. Apreció lo que quieres hacer pero no nos vamos a casar ya hable con mi madre y esta todo bien. Además yo se que encontrarás a la mujer ideal para ti y esa mujer no soy yo.

―Si eso es lo que quieres por lo menos me dejarás ser el padrino de la niña o el niño y no admito un no como respuesta ―rió abrazando a Allegra.

―Gracias te voy a necesitar más que nunca Gray.

―Aquí estoy princesa tu sólo deja que te mimemos.

Allegra pensó que lo único que importaba era ponerse bien por su hijo, sus padres y Gray.Ellos no se merecían el dolor que les había causado y en ese momento se juro que haría todo para salir adelante y hacer feliz a las personas que amaba.